PLATAFORMA PARA EL ARTE, LA ARQUITECTURA Y LA CULTURA URBANA


PLATAFORMA PARA EL DISEÑO, EL ARTE, LA ARQUITECTURA, LA ACCIÓN SOCIAL Y LA CULTURA URBANA

Si tienes una obra inédita, inacabada, desechada, inconclusa, rechazada...si tienes un hallazgo fugaz, una idea, un planteamiento, una imagen, un dibujo, un modelo, un diseño, una intuición...este es tu sitio!

Reivindicamos el valor de las ideas, del trabajo y del esfuerzo colectivo.


2.3.09

Otro lujo! Prada Poole en Abhu Dhabi, 1976

Concurso: Hotel en Abu Dhabi (Unión de Emiratos Árabes)
Año:1976
Autor: José Miguel de Prada Poole
Colaboradores: Ginés Carvajal y Kevork Amparzumian

El proyecto intenta recrear un oasis paradisíaco en la confluencia de las arenas del desierto con el Mar Rojo. La planta al nivel de suelo del hotel ofrece un microclima lleno de fuentes árboles y todo tipo de plantas ornamentales procedentes del paisaje mediterráneo. Plantas y fuentes que a su vez forman parte del sistema de climatización general, que llega hasta las propias habitaciones situadas en torres separadas aunque conectadas entre sí, rodeándolas por completo.

El acceso es un jardín edénico. Una recreación del paraíso coránico, lleno de árboles y plantas de todo tipo, con arroyos y fuentes de leche y miel que discurren por senderos de mármol blanco. En su interior, entre los árboles y las plantas ornamentales, se vislumbran corzos, codornices y gacelas que se mueven libremente, acompañadas por pájaros de todo tipo, cuyos trinos se oyen entre las ramas más espesas.
Por encima y protegidos también por las cubiertas que filtran la cegadora luz y el calor del sol, se halla el Casino, los vestuarios de la zona de deportes y piscina, saunas, salas de masajes, comedores, bares y servicios generales del Hotel.
Tanto las habitaciones como las suites, son oasis suspendidos, a medio camino entre el cielo y la tierra, rodeados de fuentes y arbustos ornamentales. Desde todas ellas, aisladas de las demás, se puede contemplar el paisaje del desierto llegar a las orillas del Mar Rojo. Por la noche dominan las estrellas que brillan con intensidad en un cielo de intenso negro.


Un club náutico flotante, en el que amarrar los lujosos veleros para navegar por el mar Rojo, prolonga la oferta de ocio del hotel penetrando y balanceándose sobre el agua. Por debajo del mismo, sutiles redes que llegan al fondo permiten un submarinismo paisajístico en un ambiente confinado lleno de especies exóticas propias de la zona. La tecnología más sofisticada que permite la creación de un microclima más propio del borde sur del Mediterráneo permanece invisible, haciendo aflorar solo su cuerpo físico, constituido por la propia naturaleza, para permitir, en un lugar inhóspito, una vida placentera a imagen del paraíso terrenal.






2 comentarios:

  1. Me parece genial Belén tu idea para el blog..pero especialmente interesante estas entradas donde nos traes estos proyectos que nunca fueron y que algunos son fantasticos. Uno no puede evitar pensar en Yona Friedman o los consabidos Archigram. Te propongo para un post el concurso del Chicago Tribune y que nos muestres los proyectos "no ganadores" es un clásico de las escuelas de arquitectura pero sería fantasctico poder verlos todos juntos.

    Salud!

    ResponderEliminar
  2. Belén Butragueño5/3/09 9:45

    Daniel, recogemos tu guante y además animamos a todos aquellos que quieran participar a que nos envíen concursos épicos de arquitectura en los que los grandes se mancharon las manos y se pusieron manos a la obra.

    ResponderEliminar